Comunicá

Yavhé

Publicado el por Comunicá
 Yavhé

Javhé es un nuevo emprendimiento que pretende posicionarse en nuestro mercado desenvolviéndose en el rubro de la indumentaria femenina o boutique.

La empresa pretende un posicionamiento que se construya a partir de su concepto de negocio. Buscando generar así, una imagen de marca de alta valoración.

Naturalmente, Javhé necesita para alcanzar sus metas en el mercado una gestión integral que pueda dar soporte y acompañamiento al desarrollo de una identidad gráfica que pueda ayudar a capitalizar las características del producto y acumular desde aquí, las experiencias de marca con el consumidor construyendo una sólida imagen de marca en el tiempo. Para ello desea encarar este proyecto de forma integral, iniciando el mismo a través de su sistema de comunicación visual.

El logotipo

 Yavhé

Decidimos desarrollar una tipografía para el proyecto, ya que no resultó suficientemente interesante la búsqueda de un tipo adecuado para la marca.

Es importante aclarar que se buscó solapar –si cabe el termino- de alguna manera gráfica el contenido de la palabra, teníamos la percepción de que el mismo no era enteramente pertinente para una aplicación comercial de este tipo.

Así mismo el proyecto toma un rumbo en el que intenta en todas sus intervenciones expresarse gráficamente de forma autónoma dejando a libre albedrío la correlación natural con sus raíces históricamente religiosas.
La tipografía necesitaba una personalidad auténtica para llevar a cabo su tarea, es por ello que una tipografía existente no podría realizar ese trabajo, ya que se remitiría primero a sí misma antes que a su causa. Rasgos muy marcados, rectas perfectas y serifas bien pronunciadas generando una relación de contraste y armonía en su conjunto. Las suaves curvas no pasan desapercibidas en su aplicación.

 Yavhé

El imponente y característico tilde de la letra e no es resultado de la planificación tipográfica como tal, sino de la adecuación del accesorio de la marca, que una vez instituido como tal, sufre una adecuación que nos brinda gran personalidad.

Si bien es una palabra corta, la misma contiene signos como la A, la E y la Y, que como es bien sabido, son por excelencia tres caracteres del repertorio tipográfico con licencia para construirse con rasgos específicos para sí mismos. Aún así, la homogeneidad alcanzada es muy alta, y puede percibirse claramente la relación que los une.

El accesorio

 Yavhé

Si bien el objetivo era lograr la independencia del discurso gráfico, era absurdo disociarse del contenido. Es así que decidimos generar un accesorio, es decir, un elemento que no necesite acompañar al logo para que éste se sienta bien, sino al contrario, un elemento que pudiese enriquecer el concepto en aplicaciones específicas.

Como Jahvé significa Dios, no podíamos sumergirnos gráficamente en ese concepto, puesto que el mismo no posee un repertorio gráfico en sí mismo, o bien, podrá entenderse que todo su contenido se encuentra o se canaliza a través de Jesús y todo el amplio repertorio gráfico que éste último si posee.

Un relevamiento gráfico del concepto nos da por sentado que una característica singular del mismo es -sin duda- su apertura de brazos, o sus brazos abiertos. Así en muchas aplicaciones de índole religiosa y en el signo más potente que la religión a concebido a través de su historia, la cruz. Aún en la cruz puédesele observar con los brazos abiertos, aún cuando ello fuese circunstancial, es una reafirmación de que el dato resulta además de potente, vigente.

 Yavhé

Así empezamos a construir el accesorio, con los brazos abiertos y su característica túnica. Descartamos la cruz como tal por el nivel de exposición de la misma y por el fuerte contenido religioso que es imposible soslayar. Como ya mencionamos anteriormente, no necesitábamos que el accesorio exponga en gran proporción su contenido, sino al contrario, que acompañe de forma elegante al logo y que sea accesible sólo para aquellos que necesiten tener acceso a él. Entonces la abstracción del signo era el camino mas adecuado para conseguirlo.

El accesorio que finalmente resulta provee la tilde que mencionamos en el apartado anterior, y a través de su oficio nos brinda una ambigüedad sobre su relación real con el resto del signo, tan así que la dinámica de lectura propia de la mente humana empieza a decodificar la marca de varias formas distintas. Así, la marca empieza a jugar con la mente del perceptor imitando un pedazo de flor, un rostro, una cruz, y hasta para los más perceptivos, la túnica en cuestión, que de alguna manera hasta casi involuntaria, en última instancia refiere al rubro.

La gráfica

 Yavhé

La gráfica marcaria para comunicación externa presenta a la marca sin el accesorio en su relación física, pero si el accesorio hace su aparición en la misma gráfica potenciando otros conceptos con los que juega, como es el caso de la flor.

 Yavhé

La elegancia de la misma es inobjetable y su fuerte vinculación con el tilde hacen un complemento que no puede ser omitido y que le sienta muy bien a nuestra marca.

 Yavhé

La gráfica marcaria en su propuesta de comunicación interna si presenta a la marca con su accesorio, y la grafica se presenta como aggiornamiento y se construye a través de rasgos propios del accesorio, imperceptible para el común de los perceptores que tendrá.

Esto sucede para evitar redundancias con el accesorio, y general un discurso repetido de mal gusto que no aporte a la marca.