Comunicá

A propósito de CREED

Publicado el por Carlos Sebastián Ibarrola
A propósito de CREED

Rocky Balboa es una leyenda del cine, es un ícono de la superación y un embajador de los más profundos valores humanos, Rocky Balboa es un personaje de ficción casi perfecto que ha inspirado a diferentes generaciones durante décadas y que como pocas sagas de la historia del cine ha alcanzado recientemente su séptima entrega… CREED.

Quiero decir que he disfrutado y mucho esta séptima entrega, y con mucha nostalgia fui asimilando la idea de que Rocky es humano, y como a todos, el tiempo se le escurre entre las manos, estoy convencido que nunca existirá otro Rocky Balboa como Stallone, no porque este sea un gran actor, sino porque Rocky es un gran personaje que se ha forjado de sus entrañas, y por tanto no creo que haya nacido aún alguien que pueda interpretarlo en esas dimensiones.

A propósito de CREED

No quiero hablar del filme, sí del ocaso del eterno campeón, porque Michael B. Jordan ha hecho un trabajo estupendo en el papel de Adonis, porque la historia en sí misma es a lo que nos tiene acostumbrado la saga, la esencia es la misma, casi la misma.

No obstante, en lo particular siento mucho que Stallone no haya podido volcar en el guion toda la esencia del personaje, porque para mi gusto a Ryan Coogler y Aaron Covington no les bastó 6 entregas de Rocky para entenderlo en toda su dimensión. Para mí hay dos aspectos esenciales que estuvieron ausentes en Rocky, su personalidad y su experiencia. 

A propósito de CREED

Su personalidad porque todos conocemos a Rocky, un tipo testarudo pero noble, un tipo rudo por fuera y sensible por dentro, y esta entrega no le hizo honor a su dimensión más querida, su personalidad. En situaciones como las que se le presentaron a Rocky esta séptima entrega, el campeón respondió de maneras en las que personalmente lo desconocí por momentos, Rocky no es tan fácil como se lo ve en este filme.

A propósito de CREED

Su experiencia, porque si algo me ha dejado Rocky a lo largo de mi vida, son enunciados para enmarcarlos y colgarlos en la sala de mi casa, enunciados que me han llegado a lo más profundo de mi ser y han tocado las fibras más intimas, conversando con su hijo, con Paulie, con Adrian… lineas que han quedado para la posteridad, Rocky es sabio, es sensato y muy empático, el Rocky que yo conozco es así. En esta séptima entrega no he encontrado siquiera una linea a la altura del campeón, no hay nada que recordar en el guion, y si el filme resulta cautivador y nostálgico es porque es Rocky, y por lo que nos ha dejado a través del tiempo, es como ver a un gran amigo llegando al final de su camino mientras recuerdas lo que alguna vez fue. 

A propósito de CREED

La película -para mí- vista como unas horas de buen entretenimiento es muy buena, emotiva, empática, graciosa por momentos, pero esta enmarcada en la norma. Hace poco pude ver el filme Revancha protagonizado por Jake Gyllenhaal, también emotiva y empática, al nivel de CREED, y desde esa perspectiva creo que CREED, en su trabajo de representar una transición e irse despidiendo del único campeón, no ha hecho más que desdibujarlo, lo ha puesto en la esquina del cuadrilátero, en cuerpo, pero no en alma.

A propósito de CREED