Comunicá

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

Publicado el por Carlos Sebastián Ibarrola

Hemos hablado hasta aquí de la importancia de la tipografía y el color para una identidad, por lo que hoy es momento de hablar del isotipo, ese incomprendido elemento que todos desean en sus identificadores gráficos –y al cual todos llaman erróneamente logotipo- sin ninguna razón lógica aparente y sin entender su función o justificación.

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

¿Qué es un isotipo?
Un isotipo es un identificador gráfico generalmente constituido por una imagen, un signo o un símbolo, por lo general sin decodificación fonética. El isotipo es un elemento que normalmente acompaña al logotipo (signos tipográficos de la marca) y que tiene a su vez la capacidad de poder funcionar de forma autónoma, es decir, puede representar al emprendimiento, causa o propósito al que representa sin que este acompañado del logotipo. Para ser más específicos, diremos que la manzana de Apple es un isotipo, y representa a Apple aun cuando junto a ella no se encuentre la palabra “Apple”, lo mismo sucede con la pipa de Nike o el puma de Puma.

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

Cuando decimos que un isotipo puede ser una imagen nos referimos a marcas como Puma, que utilizan como recurso la representación visual y literal de aquello a lo que hace referencia, es decir, una imagen. Cuando decimos que puede ser un signo, nos referimos a que puede ser un carácter tipográfico, como la M de Mc Donald’s, es un signo tipográfico. Finalmente, si hablamos de símbolo, estamos hablando de significante y significado, como el conejo de Playboy, el conejo significa y el sexo es lo significado. O el panda de WWF, el oso significa y la fragilidad de la fauna y la flora es lo significado.

¿Cuándo es necesario tener un isotipo?
Primero es importante entender que un isotipo -por definición- debería funcionar de forma autónoma, como todos los ejemplos citados anteriormente y en los cuales no es necesario que el logotipo este presente para que estos remitan a sus marcas. No es necesario que el logotipo esté para que la M remita a Mc Donald’s, así como el oso de WWF es suficiente para evocar a la institución. Estos elementos son suficientes e igualmente efectivos que los logotipos de estas marcas.

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

Está claro que la función de un logotipo es que la marca pueda ser nombrada, es decir, que a partir de ella pueda existir la marca fonética y que esta pueda estar en la boca de la gente. Usted debe saber que todo lo que contenga signos tipográficos será decodificado por una persona alfabetizada de forma voluntaria o inconsciente, porque el cerebro trabaja aun cuando uno no le indique que debe hacerlo. Partiendo de esta premisa, debemos asumir que la exposición del logotipo es –definitivamente- una buena inversión, ya que significa que la marca será decodificada aún en contra de la voluntad de la gente. Entonces… ¿Para qué un iso?

El isotipo encuentra su justificación en su funcionalidad, es decir, funciona en aquellos lugares en que el logotipo no puede quitar el mayor de los réditos, como por ejemplo:

Aplicaciones muy pequeñas. Donde un logotipo extenso no puede ser efectivo, un isotipo podría cubrir esa función de manera mucho más efectiva.

Algunos sistemas de impresión. Que sean necesarias para la marca y que no se destaquen por su precisión a la hora de reproducir en ciertos tamaños o soportes como por ejemplo bordados.

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

Aplicaciones múltiples en un mismo soporte. Por ejemplo en prendas de vestir, en productos u objetos como el packaging, que pueden ser expuestos a través de múltiples ángulos de visión donde la marca debe reconocerse independientemente de la vista del objeto que se tenga.

Criterios estéticos o de culto. Cuando la marca debiera intervenir en contextos u objetos en los que una aplicación tipográfica no resulte lo más conveniente para generar una relación con su público, como ser la industria de la indumentaria o de la tecnología.

También es importante mencionar que para que un isotipo funcione, necesita una exposición igual o incluso superior a su logotipo, ya que como dijimos, este debe funcionar de forma autónoma, lo que significa que necesita una inversión económica igual o superior.

Tenga en cuenta que si usted desea que el isotipo actúe siempre junto al logotipo, no es un isotipo lo que está buscando, sino un accesorio.

Consideraciones

Un isotipo no mejorará su posicionamiento. Un isotipo es parte de una estrategia de marca que responde a las necesidades de exposición que tendrá la misma, es decir, es una decisión de practicismo y funcionalidad. Usted debe saber que el hecho de que posea isotipo sin una razón lógica no le dará ventajas frente a la competencia, al contrario, puede ser inapropiado además de significarle una inversión innecesaria.

Puede ser más de lo que necesita. Un isotipo complejiza su sistema de comunicación, si su uso no está justificado solo aportará ambigüedad y retrasará su posicionamiento. Si el rubro o el público no necesitan uno, usted tampoco.

Recuerde siempre que la comunicación -para ser efectiva- debe ser clara y precisa, todo lo que falte y todo lo que sobre representan un problema de comunicación.

Hay otras alternativas. Además del isotipo, hay otras alternativas como los accesorios, los grafismos o los chistes gráficos, todos ellos complementan y aportan a la identidad sin necesidad de requerir inversión adicional y su efectividad puede multiplicarse a través de ellos. Mas adelante conoceremos todas estas opciones.

El poder del iso. Un isotipo requiere la misma complejidad que un logotipo, y su aporte al posicionamiento de la marca es idéntico, de hecho, podría decirse que ambos comparten el mismo nivel de relevancia en una propuesta de identidad, pero su presencia puede implicar una gran inversión adicional antes que empiece a generar posicionamiento. No obstante, cuando su presencia es necesaria, definitivamente genera un aporte que el logotipo –por sí mismo- es incapaz de generar, y desarrolla una relación más empática con su audiencia.

12/ Mi identidad, ¿Necesita un isotipo?

En el próximo capítulo hablaremos de las alternativas al isotipo, del accesorio, de los grafismos y los chistes gráficos, pero mientras ese momento llega, lo que usted debe saber es que su iso es como un Rottweiler, representa una gran inversión para patios grandes, y gasto incómodo para pequeños departamentos.