Comunicá

¿Qué más dice la enmienda?

Publicado el por Comunicá

Propios y extraños hablan de la enmienda constitucional, y se refieren a ella porque en la misma se trata la reelección presidencial, punto que ya hemos analizado anteriormente y en detalle (puedes verlo aquí), no obstante, el documento trata también otros temas no menos interesantes y polémicos, pero que han pasado desapercibidos por la ciudadanía y por la misma prensa.

¿Qué más dice la enmienda?

¿Qué otras modificaciones propone la enmienda?
La enmienda también propone la modificación del Artículo 197: “De las inhabilidades”, específicamente en la parte donde se específica quienes no pueden candidatarse al congreso, tanto para senadores como para diputados. Hay dos modificaciones específicas: 

Lo que dice la Constitución Nacional en su Artículo 197
No pueden ser candidatos a senadores ni a diputados (…) los candidatos a Presidente de la República o a Vicepresidente.

Lo que propone la Enmienda para el Artículo 197
No pueden ser candidatos a senadores ni a diputados (…) los que hayan sido candidatos a Presidente de la República o a Vicepresidente en las respectivas eleciones internas, y que no hayan sido proclamados para dichos cargos como representantes oficiales de sus respectivos partidos, movimientos políticos transitorios, alianzas o concertaciones para las elecciones generales.

¿Por qué sugerir un cambio así?
De esta manera el Presidente de la República Horacio Cartes presume que puede erguirse como único candidato presidencial por el Partido Colorado, puesto que aquel que se anime a hacerle frente, además de correr con escasas posibilidades de superar su poder económico y al poder del estado al mismo tiempo, deberá también pagar un alto precio por hacerlo, será quedar inhabilitado para pugnar por un escaño en el congreso, ya sea como senador o como diputado. Particular visión democrática de nuestro presidente.

¿Qué más dice la enmienda?

Por otra parte, también Fernando Lugo podrá candidatarse a la Presidencia de la República, cargo que sabe perfectamente que no alcanzará nunca más, pero tuvo que vender esta idea al pueblo para que apoyen el proyecto de enmienda. Lo bueno -para él- es que confeccionó junto a -su nuevo y coyuntural aliado- Horacio Cartes, una enmienda a medida, y podrá perder con total tranquilidad, ya que estará habilitado para candidatarse al mismo tiempo como Senador de la República y allí sí asegurar su escaño a través del voto de sus seguidores (a quienes ha mentido, miente, y seguirá mintiendo). 

¿Qué más dice la enmienda?

Lo trágico de éste plan es que no sólo Fernando Lugo conservaría su escaño en el parlamento, sino que también intentará salvar -detrás suyo- los escaños de Carlos Filizzola, Hugo Richter, Sixto Pereira y Esperanza Martínez, que al día de hoy han empeñado toda la dignidad y credibilidad que les restaba para conservar sus espacios de poder, impresentables todos.

Lo que dice la Constitución Nacional en sus Artículos 197 y 235
No pueden ser candidatos a senadores ni a diputados (Art. 197), y a Presidente de la República o Vicepresidente (Art. 235): Los ministros o religiosos de cualquier credo.

Lo que propone la Enmienda
Nada. La enmienda omitió este punto, por tanto habilita a los ministros o religiosos de cualquier credo, como por ejemplo a Fernando Lugo, a candidatarse como Senador, Diputado, Presidente o Vicepresidente.

¿Por qué sugerir un cambio así?
Esto significa que de aprobarse la enmienda ya no será un impedimento ser ministro de algún credo o religión, lo que significa que un párroco en ejercicio o algún pastor podría pugnar por la Presidencia de la República, como por ejemplo: Fernando Lugo. Que si bien ya ha superado este obstáculo en el pasado, la intención es enterrar de forma definitiva el inconveniente, y que sus coyunturales amigos oficialistas así como sus nuevos enemigos políticos de izquierda no puedan impugnar su candidatura en las próximas elecciones o en ningún futuro lejano... nunca más.

¿Qué más dice la enmienda?

Esto -a priori- no necesariamente implica un atentado contra el carácter laico de nuestra republica, aunque nuestra calidad democrática y los últimos sucesos -en la práctica- demuestran exactamente lo contrario. 

Reflexión
Lo verdaderamente grave y preocupante es que la Constitución Nacional es la ley suprema de la nación, un manifiesto que determina los principios y valores fundamentales que rigen a la República, es decir, la Constitución Nacional es el documento que garantiza una vida digna para todos los paraguayos y fue confeccionado atendiendo la historia y salvaguardando los derechos y las garantías de todos los paraguayos, sin importar que éstos se encuentren en una mayoría o en una minoría, sin importar las aspiraciones o las ambiciones individuales de nadie, por tanto, cuando la Constitución Nacional es modificada -a medida- para beneficio de particulares, no hace mas que violar y atropellar los intereses de cada uno de nosotros, para sobreponer los intereses mezquinos y las ambiciones sociópatas de personas que deberían servir al pueblo y no valerse de él.

¿Qué más dice la enmienda?

Todos aquellos que piensan que la Constitución Nacional puede o podría modificarse como un traje a medida, se encuentran -en esencia- migrando de aquellos pensamientos democráticos, morales y políticos sobre los que se ha fundado nuestra Carta Magna, hacia una visión dictatorial guiada por intereses mezquinos y opresores. Es grave y preocupante ver que nuestra clase política ha llegado a desdibujar sus convicciones y empieza a coquetear con la idea de transformar leyes y reglas que rigen a todo un país, a su justa medida.