Comunicá

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

Publicado el por Carlos Sebastián Ibarrola

En el capítulo anterior hemos hablado del Logotipo, esa parte compuesta por los signos tipográficos y que hace posible la existencia de la marca fonética.

Pero es importante recordar que en al propuesta gráfica también hay otras como el color, el isotipo, el accesorio o los grafismos si los hubiere. Pero en este capítulo nos ocuparemos del color.

El sentido que nos permite conducirnos y recepcionar información que consideramos 100% confiable es el sentido de la vista.

¿Qué es el color para una marca?
El color es un recurso -por lo general- muy importante para una marca, siempre y cuando su estrategia marcaria así lo indique. Por lo general, las marcas irrumpen en el mercado diferenciándose desde el punto de partida por la marca fonética (denominación comercial o de fantasía), el logotipo y por supuesto, el color.

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

Empecemos diciendo que para la especie humana el sentido de la vista es el más evolucionado y trascendente para su vida cotidiana. Imaginemos que toquemos con nuestras manos un cinturón de cuero pero no lo veamos, nunca estaremos seguros de lo que estamos tocando porque para nosotros el sentido que nos permite conducirnos y recepcionar información que consideramos 100% confiable es el sentido de la vista. Puedes dudar de aquello que hueles, que palpas, que degustas y también de aquello que oyes, pero es 90% seguro que no has de dudar nunca de aquello que ves.

Así de importante es la vista para los seres humanos, con ella podemos percibir el entorno y modificarlo, es el sentido que nos ayuda a percibir, seleccionar y clasificar todo lo que nos rodea, si perdemos el sentido de la vista, perderíamos el norte, nuestro relacionamiento con el entorno o con otros seres vivos se entorpecería en un 80%.

Dentro de este contexto hablaremos -desde luego- del color, esa sensación que producen los órganos visuales y que nos ayuda de una grandiosa manera identificar todo lo que nos rodea, si elimináramos el color, tendríamos que desarrollar el olfato y el gusto –como los perros- para obtener una información de confiabilidad sobre algún aspecto de nuestro entorno. Deberíamos –por ejemplo- probar un poco de ese liquido para determinar si se trata de leche o de pintura…

Después de exponer todo lo anterior, es lógico deducir que nuestra marca no puede tener los mismos colores que un competidor. Es así que encontramos en telefonía –por ejemplo- la lucha del rojo (Vox y Claro), del azul (Tigo) y de la marca multicolor (Personal). Aquí es importante mencionar que Claro no participaba del mercado cuando Vox ya lo hacía, Porthable ocupaba su lugar (Naranja).

Hay varias marcas que se diferencian claramente por su color, como por ejemplo lo son Cadbury,  Dominos Pizza, Starbucks, entre otras. Pero ahora, la pregunta del millón es…

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

¿Cuándo importa el color de una marca?

En lo personal estoy convencido que su importancia depende directamente de la naturaleza del rubro y la saturación del mercado. Si se trata del rubro, desde luego hay rubros en los que no conviene depender o identificarse con un color, como ser el rubro de la moda o del entretenimiento, rubros en los cuales la marca debe exponerse en una ilimitada cantidad de escenarios, soportes, texturas, y donde es imposible lograr funcionalmente la fidelidad en la reproducción, comunicacionalmente la eficiencia en su exposición, y estéticamente su armonía. Es por ello que las marcas deportivas, o de video juegos prefieren no elegir un color para ser identificados.

Si se trata del rubro, cuando debemos intervenir en un mercado muy saturado y con un fuerte posicionamiento de marcas, y por ende con un abanico de posibilidades en el aspecto cromático muy reducido, es a veces mejor optar por elegir un camino acromático, o el camino del competidor más débil (iempre que sea acorde a nuestra marca y comunicación), que elegir -sólo por diferenciarse- un color que no pueda percibirse en el paisaje urbano y que su fidelidad de reproducción sea complicada. Pero…

¿Cómo puedo elegir el color de mi marca?

De acuerdo al mercado. No debemos tomar el camino de un competidor líder, eso es definitivo, ya que sólo aportaremos a su posicionamiento. Es mejor optar por la acromía o por el competidor más débil.

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

De acuerdo al rubro. Muchas veces el rubro te indica un patrón de identificación que puede servir como camino ya sea por seguir el patrón (si es comida rápida debe ser rojo y amarillo) o por romperlo (Dominos, la marca azul de pizzas).

De acurdo al producto. Muchas veces el mismo producto te indica un patrón de identificación, que también puede seguirse o romperse. Como ser los chocolates y el color marrón, y así también Cadbury rompiendo el patrón.

De acuerdo a la marca paraguas. Muchas veces la marca elige heredar el prestigio de la marca paraguas, y opta por seguir ese patrón, Crhome pro ejemplo, y todo los productos de Microsoft.

De acuerdo al público. Muchas veces también se adopta una estrategia de afinidad con el público, y se determina el color en función a este. Tal es así que si se trata de un producto para niños se opta por colores primarios (Fanta), si se trata de ejecutivos, se opta por la acromía (Mercedes Benz), si se trata de madres primerizas los pasteles (Huggies), y así sucesivamente.

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

De acuerdo a la función. Por ejemplo, si nuestro producto esta relacionado con el fuego (Zippo), utilizamos rojo.

11/ ¿Cuándo importa el color en una marca?

De acuerdo al motivo. Una de las estrategias más simples, suele utilizarse en marcas efímeras o temáticas, si es una marca con motivo de Halloween será roja y negra, si es con motivo de la sustentabilidad será verde, si tiene relación con la preservación del agua será azul, y así sucesivamente.

De acuerdo a la psicología. Este aspecto es uno de los que personalmente menos me agrada, y por lo general es uno de los aspectos que más gusta teorizar por parte de clientes y jóvenes diseñadores.

La psicología del color debe ser remplazada por la psicología de la función… es decir, no utilizamos rojo y amarillo porque despiertan el hambre, los utilizamos porque tanto el rojo como el amarillo rompen el paisaje urbano.

En líneas generales, podemos decir que el color es uno de los aspectos más importantes de la marca, el logotipo y el color son –por lo general- los elementos más pregnantes de cualquier propuesta de identidad, o deberían serlo. No obstante, es importante aclarar que no siempre o no en todos los rubros es conveniente adoptar una estrategia en función del color, como mencionamos al inicio de éste artículo.

En el próximo capítulo hablaremos del isotipo, su importancia y cuando es conveniente contar con uno, pero mientras ese momento llega, lo que usted debe saber es que el color puede ser un elemento que diferencie o que uniforme, las dos cosas pueden ser buenas o malas, dependerá siempre de la calidad de su estrategia de comunicación.