Comunicá

5/ El éxito está primero en sus fortalezas

Publicado el por Carlos Sebastián Ibarrola

Ya hemos hablado anteriormente sobre el estudio del rubro, del público y del mercado para finalmente terminar hablando respecto al estudio de la empresa, el cuarto y último estudio que contempla el primer capítulo de todo proyecto de diseño de comunicación, que es la investigación.

5/ El éxito está primero en sus fortalezas

¿Qué es el estudio de la empresa?
El estudio de la empresa es probablemente una de las partes más conocidas y más frecuentes, ya que se trata básicamente del relevamiento de información sobre aquello que queremos posicionar, es lo menos que puede hacer un comunicador que pretenda que su trabajo tenga resultados. Este estudio puede tratarse de la empresa, de su producto o servicio, o de ambas cosas según sea el caso.

Es muy importante tener en cuenta que este estudio debe realizarse sobre informaciones reales, objetivas y comprobables, es decir, inobjetables. El estudio de la empresa es la que nos indica en que lugares nos encontramos, el estudio de mercado nos dirá a qué lugar podemos ir, y finalmente el estudio del rubro, así como el del público, nos dirán como llegar hasta allí.

Si en el estudio de la empresa no obtenemos informaciones reales, existirá un altísimo riesgo de obtener malos resultados al final del proceso, ya que usted debe entender que una estrategia de guerra no puede definirse sin conocimiento de nuestra situación y nuestras características.

¿Cómo se realiza? Se realiza investigando…
Información de la empresa. Es muy importante saber quiénes somos y de donde venimos para definir a donde vamos o a donde queremos llegar. Es importante conocer los antecedentes de la empresa, su historia, su evolución y todo el camino recorrido para llegar hasta aquí.  Usted debe entender que en cualquier detalle de su historia puede estar escondida –en el escenario adecuado- la llave para la construcción de en un discurso potente y persuasivo para su audiencia.

En este punto también es importante entender su modelo de negocios: qué hace, cómo, cuándo, dónde, con quién, para quién, para qué y por qué lo hace.

5/ El éxito está primero en sus fortalezas

Fortalezas. Las fortalezas son aquellas características positivas que solo usted posee en el mercado y que se encuentran intrínsecas en su organización, es decir, la competencia no puede atentar contra ella.  Como ejemplos de fortaleza podemos mencionar la trayectoria, la experiencia o la capacidad instalada para la provisión de algún servicio o producto, etc. Son cosas que la competencia no puede manejar, y que deberá asumirlas como para pelear su mercado.

Las fortalezas son genuinas cuando estas mismas características representan debilidades para nuestra competencia.

Debilidades. Las debilidades son aquellas características negativas que pueden también estar intrínsecas en nuestra organización, y que tampoco dependen de la competencia. Para ejemplificar, diremos que las debilidades pueden ser altos costos de producción por la tercerización de servicios o el alquiler de espacios o infraestructura, entre otros. Las debilidades son genuinas cuando estas mismas características representan fortalezas para nuestra competencia.

Oportunidades. Las oportunidades son aquellas que se presentan por situaciones coyunturales o externas y que de alguna manera nos sitúa en una posición desde donde podemos quitar ventajas en el mercado si sabemos reconocerlas y aprovecharlas. Si contamos con una buena red de distribución y logística de nuestros productos, podemos aprovechar la misma para ubicar en plaza otros productos y quitar rédito de ello. Así mismo si nuestra infraestructura nos permite el desarrollo de productos complementarios o afines a nuestra unidad de negocios principal, es claramente una oportunidad. Así también, las acciones o la falta de acción de la competencia puede ofrecernos oportunidades periódicas en el mercado.

5/ El éxito está primero en sus fortalezas

Amenazas. Las amenazas con aquellas situaciones que dada la coyuntura adecuada nos ubica en una situación de desventaja frente a la competencia. Es decir, las amenazas suceden cuando nuestras acciones o nuestra falta de acción representa para nuestra competencia oportunidades en las que pudiera quitar provecho.

Las alianzas, las expansiones, las estrategias comerciales, el perfeccionamiento en la capacidad de producción, distribución y/o logística, nuevas estrategias de mercadotecnia, comunicación o posicionamiento de parte de nuestra competencia siempre representarán amenazas.

¿Con quién se realiza?
Esta investigación de la empresa la realiza el estudio de comunicación, ya que se trata de información altamente confidencial para su empresa, y en las manos equivocadas podría convertirse en un manual sobre cómo desplazar a su marca del mercado.

¿Por qué se realiza?
Para conocer su capacidad. El estudio de la empresa es el único estudio que puede decirnos con claridad que somos capaces de hacer o que estrategias somos capaces de llevar a cabo con efectividad. El estudio del rubro es como un libro de estrategias de mercado, el estudio de mercado es como un análisis de nuestros competidores, el estudio de la audiencia es el como un mapa del terreno que debemos conquistar -del campo de batalla- pero el estudio de la empresa es el único que nos dice la capacidad instalada que tenemos y que estrategias se pueden adoptar eficientemente desde nuestra posición.

Para planificar su crecimiento. El estudio de la empresa nos dirá claramente cuales son nuestras debilidades y la medida en la que generamos oportunidades para la competencia. Así también nos dirá nuestras fortalezas y las oportunidades que eventualmente estén disponibles para nuestra marca.

5/ El éxito está primero en sus fortalezas

El proceso de crecimiento de cualquier empresa empieza por la disminución de las debilidades y el aprovechamiento de las oportunidades.

El estudio de la empresa es determinante para encarar cualquier proyecto de crecimiento. Usted debe saber que conocer el modo de derrotar a su adversario no significa que sea usted quién pueda hacerlo. No basta con conocer a su enemigo, debe conocerse primero a usted para dimensionar sus verdades posibilidades de éxito.